Responsabilidad Social

Con el compromiso de todos

 

Plenamente conscientes de la relación que existe entre el entorno natural y social en el que vivimos y las actividades que llevamos a cabo, adquirimos el compromiso de cuidar el valor intrínseco del territorio de la Val d’Aran y de sus distintas realidades.

Líneas de actuación y medidas concretas:

1. La RSC como elemento impulsor
Con el objetivo de armonizar todas las pruebas que estamos desarrollando en el entorno natural y urbano, en relación a los valores de RSC, nos imponemos el desarrollo de prácticas responsables a fin de que constituyan un motor significativo de nuestra competitividad y de una economía más productiva, sostenible e integradora a nivel local.
2. Gobernanza participativa y transparencia

Buscamos maximizar la creación de valor compartido entre todas las partes interesadas en el proyecto.

Creemos firmemente que la aplicación de los criterios y valores de la RSC, en colaboración efectiva con los grupos de interés, contribuye a generar y reforzar el impacto positivo. Y, al mismo tiempo, contribuye a identificar, prevenir y eliminar los impactos negativos y crear más valor no sólo para nuestra propia organización, sino también para aquellos grupos de interés involucrados con nuestra actividad y la población local.

3. Gestión responsable de los recursos

Conscientes de nuestro papel como promotores de actividades de gran afluencia de público, nos apoyamos en el logro de un desarrollo humano, económico, y medioambiental sostenido en el tiempo para el territorio que lo integra.

Creemos en una evolución justa y responsable hacia una economía más competitiva, que dé lugar a un desarrollo sostenible y logre progreso social en zonas rurales como la Val d’Aran.

4. Inversión socialmente responsable

Nos comprometemos a aumentar la igualdad de oportunidades a través de la promoción de actividades paritarias como elemento de cohesión social que ayuda a reducir la brecha de participación entre hombres y mujeres.

Val d’Aran by UTMB® es un elemento de atracción de la inversión de largo plazo e incentiva un crecimiento responsable y sostenible y estamos orientados a promover el desarrollo sostenible del territorio, tanto desde el punto de vista económico, social y ambiental. E involucramos a las administraciones públicas en dicho proceso.

5. Consumo responsable

El consumo responsable implica hacer un consumo consciente y crítico, que se demuestra, tanto a la hora de comprar un producto o contratar un servicio empleando eficientemente los recursos de los que se dispone. 

Como organización, nos basamos en dos máximas, que son consumir menos y que lo que consumamos sea lo más sostenible y solidario posible. Además, introducimos medidas para sensibilizar, concienciar y hacer partícipe a todos los participantes en su toma de decisiones, lo que contribuirá a integrar estas prácticas como responsabilidad individual y a la promoción de un territorio sostenible, ecológico y solidario.

6. Respeto al medio ambiente

El respeto al medio ambiente es un requisito indispensable para nuestra organización con vocación sostenible, ya que tiene que conciliar el cuidado del entorno con el desarrollo de pruebas deportivas en el medio natural.

En esta línea de actuación se incluirán medidas dirigidas a fomentar el respeto por el entorno mediante la puesta en marcha de actuaciones referentes al control y consumo responsable de recursos naturales, la minimización del impacto ambiental, o el impulso de las tecnologías limpias, entre otras.

7. Coordinación y participación

En esta línea de actuación pretendemos articular mecanismos de coordinación entre las distintas administraciones públicas, tanto a nivel autonómico como local, con objeto de promover los principios y criterios de la RSC, así como fomentar el intercambio de experiencias con participantes de otros países.

El compromiso asumido voluntariamente con las partes interesadas será la base del cumplimiento de las expectativas que genera la organización.