Sensibilización

Mágico terreno de juego

No olvides que este formidable terreno de juego se enmarca en un espacio natural que debemos proteger imperativamente para que Val d’Aran by UTMB® perdure.

Los diferentes tipos de senderos te permitirán, además, conocer la variedad recursos naturales que alberga el valle, con paisajes, naturaleza y geología de especial interés. Si quieres conocer el detalle de las zonas de especial valor ecológico a lo largo de todos nuestros recorridos, te animamos a que dediques tiempo a observar por dónde evoluciona tu carrera.

La guía del corredor y del acompañante proporcionará información completa a este respecto con indicaciones concretas de las pautas a seguir.

Espacios naturales

Imposible no hablar del patrimonio natural cuando se evoca el anclaje territorial de Val d’Aran by UTMB®. Las 4 pruebas de Val d’Aran by UTMB® atraviesan zonas identificadas por su rareza y alto valor ecológico. Es una suerte poder transitar por estos espacios sublimes, aunque conlleva también la responsabilidad de conservar estas zonas de riqueza incalculable.

Luchemos contra la erosión del suelo

No utilices atajos, no abandones los caminos, en particular aquellos donde el efecto de la erosión por lluvia es más evidente. A lo largo de cada recorrido habrá carteles específicos en los sectores más sensibles donde deberás prestar más atención para evitar su deterioro. ¡Juguemos el juego y sigamos el sendero!

Transporte eficiente

En un momento en el que la eco-responsabilidad está en el centro de nuestras preocupaciones, el deporte también debe ser un ejemplo. Estudiamos la implementación del transporte público para acompañantes a fin de reducir drásticamente el uso del automóvil y las emisiones contaminantes asociadas. Para optimizar los desplazamientos en autobús de corredores y acompañantes, minimizaremos los viajes de autobuses vacíos. Durante las carreras, el comité organizador establecerá una organización excepcional de transporte público para corredores, acompañantes y público con el objetivo de permitirles experimentar las carreras en las mejores condiciones posibles limitando el impacto sobre el medio ambiente, en particular los gases de efecto invernadero.

Un plan de transporte ambicioso y eco-responsable

Días antes de la carrera, la organización publicará un plan de transporte que permitirá tanto a corredores como acompañantes un eficiente desplazamiento a todos los puntos estratégicos del recorrido. Proponemos:

  • Transporte gratuito para los corredores
  • Utilización óptima de los autobuses para las personas voluntarias
  • Tarifas especialmente atractivas para los acompañantes y turistas a lo largo del fin de semana

Decálogo de buenas prácticas

Encontrarás un paisaje y orografía idóneo para el perfecto entendimiento del entorno y las dinámicas de la la Val d’Aran.

Con la pretensión de cuidar el medio natural en el que vivimos, nos comprometemos a realizar un estudio de impacto del evento, así como un estudio de residuos producidos para, año tras año, minimizar el impacto de las carreras en la naturaleza. La organización, junto a diversos profesionales en gestión del medio ambiente se ocuparán de todo lo relativo al cuidado del medio natural, antes, durante y después del evento en todos los recorridos y, más particularmente, en las zonas con alto valor ecológico atravesadas.

Un equipo de “Embajadores del Medio Ambiente”, formado por estudiantes en prácticas del Curso de Educación Ambiental de ETEVA, velará por la conservación de los espacios naturales.

¡Por favor, no abandones ni entierres la basura!

A continuación, algunas nociones para las buenas prácticas, especialmente en áreas rurales y naturales:

 

Vida cotidiana sostenible
1. A la hora de consumir hazlo de manera sostenible. Potencia el consumo de productos locales.

2. Sigue la estrategia de las 4Rs: reducir, reutilizar, reciclar y recuperar lo máximo posible las materias primas, los bienes y los residuos.

3. Separa tus residuos haciendo que en tu casa se seleccione la basura y llévalos al contenedor adecuado. Recuerda que tus residuos peligrosos deben ser gestionados por una entidad autorizada. No utilices indiscriminadamente el desagüe para deshacerte de tus desperdicios.

4. Practica medidas de ahorro de agua.

5. Consume la energía necesaria, sin despilfarrar, y promueve el uso de las energías renovables (solar, biomasa, etc.) para contaminar menos.

6. No utilices los electrodomésticos a media carga.

7. No utilices el automóvil cuando no sea necesario. Camina, ve en bici o en transporte público.

8. El ruido también es una forma de contaminación.Intenta minimizarlo.

9. No utilices productos agresivos con el medio ambiente.Evita el uso de productos tóxicos y aerosoles, sustitúyelos por otros más respetuosos con el medio ambiente (jabones libres de fosfatos, sustancias biodegradables…). Elige bombillas de bajo consumo.

10. Guíate siempre por los valores de la co-responsabilidad, la educación, la solidaridad, el respeto y el civismo.

Buenos hábitos de compra y reciclaje
1. Compra sólo lo necesario. No te dejes seducir por la presentación de las cosas.

2. Apuesta por los productos y servicios locales éticos y de alta eficiencia energética.

3. Rechaza los productos de “usar y tirar”.

4. Rechaza o rehúsa los envoltorios innecesarios.

5. Compra bebidas con envases reutilizables, mejor que los reciclables (metal, plástico, bricks…). Opta por comprar las bebidas en botellas o botes de vidrio. Mejor si son retornables.

6. Evita el uso de bolsas de plástico y envoltorios innecesarios en tus compras diarias. Llévate tu propio cesto, carrito de la compra o bolsa reutilizable.

7. Las pilas utilizadas tienen que depositarse en sitios específicos. Utiliza preferiblemente pilas recargables.

8. Escoge productos menos dañinos con el medio ambiente en la medida de lo posible. Y, en caso de necesidad, asegúrate de que estos residuos tóxicos o peligrosos sean recogidos por gestores autorizados.

9. Separa la basura orgánica del resto para favorecer así un posible proceso de compostaje.

10. Elige papel reciclado o papel de cadena de custodia procedente de la gestión forestal sostenible y que no se haya blanqueado con cloro (ecológico). Utilízalo por las dos caras. Recicla el papel y cartón.

Deporte sostenible
1. Cuida las instalaciones como si fueran tuyas y reduce el consumo de energía en ellas.

2. No tires a la basura cualquier material sin antes intentar repararlo o reutilizarlo. 

3. Reduce el consumo del agua: no te olvides de cerrar el grifo cuando te jabones, al salir de la ducha o al terminar de beber, y no juegues con el agua.

4. En desplazamientos largos en los que no puedas ir andando o en bici, usa el transporte público y, si te es imposible, intenta ocupar todas las plazas del coche.

5. Procura generar el menor ruido posible mientras practiques deporte.

6. Tras su uso final, deposita los residuos en el contenedor correspondiente.

7. Si realizas deporte en un entorno natural ¡respétalo!, y mantenlo limpio de desperdicios y materiales.

8. Lee, aprende e infórmate sobre la sostenibilidad en el deporte.

Turismo solidario y sostenible
1. Empatiza con el entorno, es decir, ponte en la situación de las personas y seres vivos a los que vas a visitar para comprender mejor sus reacciones ante tu presencia. Respeta las costumbres locales en el modo de vestir y comportarte públicamente.

2. Aprende de lo que ves para poder adaptarte al nuevo entorno. Viajar es la mejor experiencia de aprendizaje si lo sabemos aprovechar. Todos los lugares donde viajamos conservan una historia, una cultura y unos valores naturales y propios: las personas que decidimos hacer turismo deberíamos informarnos sobre estos aspectos, de forma que nuestras actitudes y conductas no provoquen perjuicios sobre ellos.

3. Impacta positivamente con tu presencia. Si consumes productos naturales de la zona, además de disfrutar de la auténtica gastronomía local, artesanía… contribuyes a las economías familiares y a la supervivencia de un auténtico turismo rural, con un uso del suelo compatible con la conservación del medio ambiente.

5. Demuestra paciencia y comprensión ante situaciones que te resulten extrañas o absurdas según tus estándares.

6. Reconoce la importancia de la dignidad de ambas partes: población local y extranjeros.

7. Ayuda a proteger los ecosistemas naturales respetando la fauna y la flora local, y no contaminando. Las zonas naturales protegidas se crearon para preservar lugares y especies de gran valor ecológico y en muchas ocasiones en peligro de extinción. Todas ellas cuentan con centros de acogida e interpretación que proporcionan las orientaciones necesarias para valorar su importancia y para disfrutar más de la visita.

8. No comercies con especies no autorizadas. No adquieras nunca souvenirs procedentes de especies de fauna silvestre catalogadas en el convenio internacional CITES. No te lleves lo que no debes.

9. Educa y enseña también, especialmente a los menores niños y niñas, a que la persona viajera no es un regalo andante. Edúcales en el respeto hacia la naturaleza, las personas y los pueblos, y su identidad y patrimonio cultural.

10. Elige un establecimiento turístico que haya adoptado medidas para reducir el impacto en el paisaje y en el medio ambiente (arquitectura tradicional, ahorro en el consumo de energía y agua, transporte colectivo de huéspedes, etc.), así contribuyes a desarrollar e incentivar este tipo de iniciativas.